¿CÓMO SE ORIGINÓ LA CELEBRACIÓN DEL HALLOWEEN?

La festividad de Halloween, o también conocida como “Noche de brujas”, es muy popular alrededor del mundo, ya sea por los elementos que conlleva (disfraces, golosinas, adornos, etc.) o el ambiente esotérico y hasta tenebroso al que se asocia desde hace mucho. Pero ¿Siempre fue así el Halloween? ¿O será que fue muy distinto en sus inicios? Pues efectivamente esta fiesta tuvo un concepto distinto del que conocemos en sus orígenes.
Halloween está vinculado a dos festividades principales: el Samhain, de tradición celta y el Día de Todos los Santos, una festividad
cristiana.
El Samhain en la cultura celta
También conocida como Samaín [/ˈsˠəu̯nʲ/] (del gaélico que significa “noviembre” o “Fin de verano”). Es la festividad más importante en la cultura Celta y en Europa durante el periodo pagano, en la que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se celebra el final de temporada de cosechas, así como el comienzo de la Temporada Oscura. Se podría decir que es como el "Año Nuevo Celta".
Celebración de Festival Celtico en Athboy, Irlanda.
Los antiguos celtas creían que en la noche de Samhain la línea que separa este mundo con el de los muertos se estrecha tanto que permite el paso de los espíritus tanto benévolos como malévolos. En ese caso, las personas aprovechaban para invitar a los espíritus de sus ancestros, pero también se encargaban de ahuyentar a los espíritus malignos; se cree que el uso de disfraces y máscaras está asociado a la repulsión de estos, al igual que la costumbre de dejar comida fuera de la casa y elaborar lámparas de nabos (esta última ligada a la leyenda de Jack O´Lantern).
Otras de las prácticas realizadas por los celtíberos era la adivinación, que a menudo implicaba la ingesta de comida y bebida. En la región de Asturias, se acostumbraba a preparar banquetes en las tumbas de sus antepasados.

Cuando llegó el dominio romano, estos asimilaron la festividad celta sintetizándola con una festividad romana similar que se celebraba entre octubre y noviembre llamada "fiesta de la cosecha", en honor a Pomona (diosa de los árboles frutales). Las manzanas eran muy populares entonces y formaron parte de la celebración.

Día de Todos los Santos
Durante el siglo IV la iglesia de Siria impuso la consagración de un día para festejar a <<Todos los Mártires>>. En el año 615 el Papa Bonifacio IV transformó un templo romano en donde se rendía culto a todos los dioses (panteón) en un templo cristiano dedicado a los mártires de fe, imponiendo el <<Día de Todos los Santos>> (13 de mayo). Luego, el año 741, el Papa Gregorio III cambió la fecha del Día de Todos los Santos al 1 de noviembre, que era el día de la <> de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Después, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que el Día de Todos los Santos se celebrara mundialmente.

Esta celebración tuvo tanta importancia que también tuvo celebración vespertina en la víspera (31 de octubre) para preparar la fiesta. La víspera se tradujo al inglés como: "All Hallow´s Eve" (Víspera de Todos los Santos). Con el tiempo su pronunciación fue cambiando, primero a "All Hallowed Eve", y luego a "All Hallow Een" para terminar en el conocido <<Halloween>>.

Halloween  llega a Estados Unidos
Inmigrantes irlandeses llegaron a Estados Unidos y Canadá en 1840, y con ellos la festividad de Halloween incluyendo sus tradiciones. Pero la fiesta no se comenzó a celebrar masivamente hasta 1921. Ese año se celebró en Minnesota el primer desfile de Halloween, luego le siguieron otros estados. De esta forma comenzó a hacerse popular progresivamente.
La internacionalización del Halloween comenzó a finales de 1970 y principios de 1980 gracias al cine y la televisión. Cabe recordar que en esos años se estrenaba la película Halloween, de John Carpenter.

Halloween en la actualidad
Hoy en día, Halloween tiene una gran acogida a nivel internacional. Su celebración ya no se limita a los clichés que mostraba la población estadounidense en los años 70 y 80, sino que evolucionaron a otras formas, como fiestas en discotecas, reuniones sociales en centros comerciales y ferias con temática de horror o esotérica. Pero también fue asimilándose –como suele suceder– a diversas culturas, creando variantes que hacen todavía más rica esa festividad sin olvidar el tema principal que es la preparación al día del culto a los santos y los muertos.
Celebración de Todos los Santos en Honduras.
Notas:
•    La leyenda de Jack O´Lantern: De origen irlandés. Cuenta la historia de un pícaro granjero llamado Jack, el Tacaño. Los rumores de tal negra alma llegaron a los oídos del diablo y acudió a comprobar si existía realmente un rival de tal talla. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante varias horas. Lucifer, al percatarse de lo malvado que era Jack, se despojó de su disfraz y le dijo que venía a llevárselo para hacerle pagar por sus pecados. Jack le pidió como última voluntad beber una ronda más, el diablo accedió, pero al momento de pagar ninguno de los dos tenía dinero. Así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para demostrar sus poderes, el soberbio diablo así lo hizo, Jack debía pagar con la moneda, pero en vez de eso lo guardó en su bolsillo donde tenía un crucifijo de plata. Lucifer, sin poder escapar, le ordenó al granjero que lo dejara libre, pero Jack se negó a hacerlo a menos que prometiera volver al infierno y no molestarle durante un año.
Transcurrido ese tiempo, el diablo se le apareció para llevárselo y Jack pidió como última voluntad que le trajera una manzana que colgaba en lo alto de un viejo árbol para así tener una última comida antes de ir con él al inframundo. Lucifer accedió, pero cuando el maligno trepaba el árbol, Jack talló una cruz en el tronco, quedando atrapado por segunda vez. En esta ocasión pidió no ser molestado en diez años y una condición más: que nunca pudiera el diablo reclamar su alma para el inframundo.  El diablo accedió y fue liberado.

Cuando Jack murió (antes que los diez años se cumplieran) se aprestó a ir al cielo, pero le negaron el paso por sus malas acciones y lo enviaron al infierno, pero desgraciadamente tampoco pudo entrar allí debido al trato que hizo con Lucifer, quien personalmente lo echó lejos lanzándole unas ascuas. Jack atrapó las ascuas con un nabo hueco mientras agradecía la improvisada linterna que así obtuvo. Condenado a deambular por los caminos, anduvo sin más luz que la ya dicha linterna en su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Así fue nombrado como "Jack of the lantern" y luego "Jack O´Lantern".

Se dice que va por allí mezclándose entre los espíritus en las noches de Halloween, buscando a personas para hacerles maldades. De allí viene la tradición de "trick or treat" (truco o trato) puesto a que el bribón pedirá algo a cambio de no sufrir uno de sus trucos. Otra manera de evitar las fechorías de Jack O´Lantern era el tallado de nabos (ahora calabazas) con caras horrendas.
Siguiente
« Post Siguiente
Anterior
Post Anterior »