Por qué las hojas expuestas al sol no se calientan

Como ya sabemos, la hoja es una de las partes más importantes de las plantas, puesto que es la parte de la planta que está encargada de realizar la función clorofílica.

Es por ello que si en pleno verano, dejamos expuestas a los rayos solares algunas hojas de los árboles, permaneciendo todo el día expuestas al sol. Pero cuando las tocamos sentimos que están frías como si no hubieran sido expuestas a los cálidos rayos. Esta es una de las maravillas con que tropezamos al observar los importantes órganos de la planta que son las hojas.

Su constante frescor se debe al hecho de evaporar constantemente una cantidad considerable de agua, residuo de las complicadas transformaciones químicas que se producen en sus partes internas. La evaporación es precisamente la causa de este beneficioso descenso de la temperatura.
Siguiente
« Post Siguiente
Anterior
Post Anterior »