¿Qué es el reciclaje?


El reciclaje es el proceso mediante el cual se aprovechan y transforman los residuos recuperables producidos por las actividades humanas, con el objetivo de que ciertos materiales sean reutilizados como insumos o materia prima en la fabricación de nuevos productos.


Desde hace varias décadas los procesos de industrialización han provocado que se genere una enorme cantidad de desechos. Dado que la tecnología de la producción en masa abarata los costos de fabricación, resulta aparentemente rentable consumir y desechar productos una y otra vez, en lugar de conservarlos. Sin embargo, el siglo XX demostró que la producción de desechos tiene un costo mayor a largo plazo, no solo porque los recursos son agotables, sino porque al procesarlos industrialmente se contamina el medio ambiente. El reciclaje consiste en reutilizar esos desechos cuantas veces sea posible.

Importancia del reciclaje
El reciclaje no solo favorece el uso sostenido de recursos; también abarata los costos de producción. Las industrias gastan mucho menos en fabricar papel con desechos de lo que gastan usando materia prima. Lo mismo sucede con el vidrio o el metal. Otros materiales, como el plástico, tienen un proceso costoso de reciclaje y requieren implementar plantas sofisticadas para su producción; por esta razón, algunas empresas se resisten a reciclarlo.
“El reciclaje disminuye la producción de desechos y reduce la contaminación ambiental”.

Reciclaje doméstico
El objetivo del reciclaje es producir la menor cantidad de desechos posible. No se necesita de alta tecnología o técnicas complejas para reciclar. El reciclaje se puede manifestar en actos tan simples como el de utilizar el revés de una hoja de papel usada (en vez de recurrir a una nueva) o en usar toallas viejas para confeccionar baberos de bebé (en vez de botarlas al basurero).

Reciclaje orgánico
Los desechos orgánicos también se pueden reciclar. Con los residuos domésticos alimenticios, por ejemplo, se pueden conseguir compost, un abono de gran calidad para utilizarse en el jardín. En los países industrializados ya se venden contenedores llamados compostadoras, acondicionados especialmente para procesar y reciclar este tipo de materia orgánica.

Políticas de fomento para el reciclaje
Los países industrializados han tomado conciencia de la importancia de las prácticas de reciclaje. Por eso en sus legislaciones incluyen incentivos para beneficiar a las empresas que utilicen estos mecanismos de reutilización de los recursos. Por otro lado se han implementado basureros independientes para el vidrio, el papel, y los residuos orgánicos, para de este modo facilitarles el proceso de reciclaje a las industrias.


Reciclaje de materiales
Hay procesos de transformación que consiguen el reciclaje de ciertos materiales de alto uso, como vidrio, papel, plástico y metales.

Reciclaje de vidrio
Es un material altamente reciclable. Las botellas pueden reutilizarse en la elaboración de botellas nuevas con las mismas características. El proceso es simple: diversos recipientes se amontonan y se trituran en maquinas especiales. El material resultante es fundido a altas temperaturas (1200 ºC) y luego se reúsa según los requerimientos.

Reciclaje de Papel
El papel y el cartón pueden reciclarse, pero su porcentaje de reutilización dependerá de su calidad. Para lograrlo, se desmenuza el papel en tiras delgadas que luego se trituran en agua hasta formar una pulpa. Esta se filtra y queda una masa blanca que se alisa cuidando que no se rompa. Posteriormente esta lámina se deja secar. Las industrias especializadas automatizan el proceso de alisamiento con máquinas especiales, y usan sustancias químicas para el desprendimiento de la tinta.

Reciclaje de Plástico
Este término engloba una amplia gama de compuestos químicos derivados del petróleo, muy diferentes entre sí, lo que torna difícil su reciclaje. Por ello se ha establecido el código internacional SPI, que identifica su composición química. Algunos plásticos pueden reciclarse para los mismos usos, otros se transforman en materiales distintos, como los usados en las tuberías de agua, que se reciclan para fabricar suela de zapato.

Reciclaje de Metales
Ciertos metales como el aluminio, el hierro, el acero y la plata son altamente reciclables, si no están mezclados con otras sustancias. Basta fundirlos y moldearlos para darles los mismos usos u otros nuevos. El aluminio, por ejemplo, se recicla a gran escala. En Estados Unidos más del 50% de las latas de bebidas provienen del reciclaje.



Siguiente
« Post Siguiente
Anterior
Post Anterior »